Arnés de cintura:

El arnés de cintura tiene la ventaja que ofrece la mayor libertad de movimiento y puede ser utilizado para trucos complicados sin impedimento. La desventaja de este arnés es que puede desplazarse ligeramente y reducir la comodidad de uso. Los arneses de cintura ejercen mayor presión sobre la musculatura, especialmente en la de la espalda, que los arneses de asiento, lo que requieren una mejor condición física.


Arnés de asiento:

El arnés de asiento permanece en su posición debido a las correas de las piernas y es habitualmente la opción más cómoda y la que ahorra más energía.